Conversaciones con Jesús Castillo - 1/X

redact Mié, 09/07/2014 - 00:00

Vdt.i- Hola Jesús, ¿ cuantos años tienes ?

Jesús Castillo- 87

Vdt.i- ¿ Eso es que naciste en 1927 ?

Jesús Castillo- Si, en el mes de Julio.

Vdt.i- O sea, ¿ que tenías 20 años en 1947 ?

Jesús Castillo- Eso es.

Vdt.i-  ¿ Y cómo era la vida en ese tiempo ?

Jesús Castillo- Completamente de campo, mal. Los hombres ibamos al campo y no había otra cosa.

Bien con el ganado, bien trabajando la tierra, pero campo.

Vdt.i- ¿ Y porqué me has dicho :  mal ?

Jesús Castillo- Porque se vivía con muchas necesidades.

Vdt.i- ¿ Había alguna tienda en el pueblo ?

Jesús Castillo- Que yo me acuerde si : la del señor Mariano, la de los Antas, la del tío Elias y la del señor Sebastian.

Vdt.i- ¿ Y de que eran esas tiendas, que se vendía ?

Jesús Castillo- De todo, un par de zapatillas, telas (recuerda la destreza del señor Mariano cortanto la tela y midiendo con un metro que tenía pintado en el mostrador), comestibles de todo tipo, sardinas en escabeche a la unidad, aceite, pimentón. Todo lo necesario para la casa.

Vdt.i- Y que hacíais los jovenes para divertiros, ¿ había baile ?

Jesús Castillo- Si, donde está ahora el estanco de Angel Mari, lo llamabamos "El Tranca". Arriba tenía café y abajo te vendían vino, porque otra cosa casi no había.

Vdt.i- ¿ Y cuando ibaís al baile ?

Jesús Castillo- Los sábados y días de fiesta. Los sábados se cerraba a las 10 y los días de fiesta a las 12.

Vdt.i- ¿ Y con qué se ponía la música ?

Jesús Castillo- Había un manubrio en lo alto de un balconcito que terminó por estropearse. (Se refiere a un organillo al que se hacía sonar girando una manivela).

Vdt.i- ¿ Y había orquestas ?

Jesús Castillo- Los guitarreros del pueblo y se tocaba generalmente la jota.

Vdt.i- ¿ Había algún otro entretenimiento ?

Jesús Castillo- Bueno, había otro baile cerca de donde está ahora el bar Abú, ahí donde hay una peluquería cerrada, pero nada mas.

Vdt.i- Entonces no había otra cosa y supongo que no había tele, ni quizás radio.

Jesús Castillo- No, no había luz. Utilizábamos las teas y los candiles para alumbrarnos. Las teas las íbamos a buscar al campo, traíamos una carga, como la leña y las íbamos sacando con la destrala, y gastando en función de lo que nos hacía falta.

Vdt.i- ¿ Y cómo se guardaban las teas encendidas en casa ?

Jesús Castillo- En una piedra en la pared : la morilla. Allí poníamos la tea encendida para que se fuera consumiendo.

Vdt.i- ¿ Y cuantas teas encendidas había a la vez en casa ?

Jesús Castillo- Generalmente , una o dos o a veces tres.  Luego si teníamos que desplazarnos estaba el candíl, que se utilizaba poco porque era caro. Se decía : " Una vieja y un candil, la perdición de una casa, la vieja por lo que gruñe y el candil por lo que gasta".

Vdt.i- ¿ Y dinero, había dinero en metálico ?

Jesús Castillo- No, no. La primera vez que fuí a trabajar me dieron una peseta por día. Lo que cobrabas te daba para unas zapatillas y una camisa para el día de San Roque.

Porque el trabajo no era continuo. Generalemente donde ibas a trabajar te daban de comer.

Vdt.i- ¿ Y cómo se compraba, si no había dinero ?

Jesús Castillo- Pues se compraba muy poco. Lo indispensable. Ibamos por ejemplo a por 20 céntimos de café etc.

Vdt.i- ¿ Y la jornada de trabajo cúanto duraba ?

Jesús Castillo- De sol a sol, hasta que no se ponía el sol no se dejaba.

Vdt.i- ¿ Había médico en el pueblo ?

Jesús Castillo- En aquel tiempo que yo me acuerde, Don Arturo. Don Arturo Orozco. Se le pagaba una renta o iguala aunque no fueras a verle.

En general si era de noche y hacía falta se le iba a buscar a casa, se le acompañaba y luego tambien de vuelta a su casa. Porque después de las 10 (las 22 horas) no

había un alma por la calle, estaba todo oscuro y la gente tenía miedo o respeto a salir sola a esas horas.

Vdt.i- ¿ Y si tenías que ir al hospital ?

Jesús Castillo- Pues no se iba. Salvo para alguna operación. Si se tenía que ir, malo.

Vdt.i- ¿ Y cómo se desplazaba la gente ?

Jesús Castillo- Andando, en burro, caballo o en carro.

Vdt.i- ¿ No debía haber coches en esa época ?

Jesús Castillo- Venían unos coches desde Madrid, tirados por mulas y hacían escala en Almorox, donde cambiaban las mulas. Nos desplazabamos generalmente para comprar o vender animales : a Casavieja y a Sotillo. A Fresnedilla o La Higuera a comprar grano, o paja a La Iglesuela. Que eran pueblos donde se producía mas.

Vdt.i- ¿ Hacíais intercambios con los vecinos ?

Jesús Castillo- Si, tu le dabas patatas y el te daba judías o lo que fuera. Si no había dinero, ya me dirás. Era terrible la víspera de San Roque cuando venían a cobrar la contribución.

Vdt.i- Pues si siguen así las cosas, me parece que vamos a tener que volver al intercambio.

Jesús Castillo- No creo que llegue a eso. Pero digamos que se va a volver a comprar solo lo indispensable y a guardar dinero para los pagos obligados.

Vdt.i- ¿Pasabaís mucho tiempo en casa ?

Jesús Castillo- Si generalmente nos levantábamos y preparábamos el desayuno, que eran patatas, y nos ibamos al campo. Luego volvíamos, almorzábamos y volvíamos a salir.

En aquel tiempo se decía que los días de fiesta había que estar ya en casa con la leña para la hora de la misa. Generalmente nos recogíamos a la puesta del sol. A veces se trabajaba en el campo tambien de noche, para regar o para ir a los fuegos. Una vez en casa, se hacía la velada al fuego. En nuestra casa o en la de algún vecino o familiar, alrededor por ejemplo de una sartén de castañas. En casa, alrededor del fuego, era el sitio donde mas nos gustaba sentarnos.

Vdt.i- ¿ Y para sembrar, las semillas se compraban o se guardaban ?

Jesús Castillo- Bueno, cómo en el pueblo nos conocíamos todos, se sabía quien tenía por ejemplo buenos tomates y se intercambiaban.

Vdt.i- ¿ Y si salías de noche, no había luz ?

Jesús Castillo- No había ni alcantarillado. Por la calle pasaba una reguera que hacía ese oficio.

Vdt.i- ¿ Y qué te gustaba de la vida de esos años ?

Jesús Castillo- Pues las tareas del campo, arar, sembrar, segar, etc

Vdt.i- Explica un poco mas lo que nos hablado del dinero.

Jesús Castillo- Pues el poco dinero que se pudiera tener se guardaba en casa para los pagos, la contribución, alguna medicina. Si tenías que comprar ropa o algunas zapatillas, porque zapatos había pocos que los tuvieran.

Vdt.i- ¿ Y si te hacía falta algo de dinero y no lo tenías ?

Jesús Castillo- Pues se pedía generalmente a fiadores que te exigían una serie de avales. Se hacía un recibo.

Vdt.i- Bueno vamos a dejarlo aquí por hoy. Ya seguiremos la conversación otro día.

Jesús Castillo- Hasta luego